Después de más de 3.000 habitaciones alquiladas: hemos perdido mucho dinero, hemos sufrido y nos ha pasado de todo.

No es todo tan bonito como te lo cuentan...

Situación típica cuando alquilas por habitaciones…

Imagina que estás jugando con tus hijos, o cenando con tu pareja.

De repente te entra una llamada que no sabes quién es.

Contestas.

Y resulta que es el inquilino que alquilaste hace 15 días. Sí, ese que parecía un buen perfil.

Un chico de 19 años, que acaba de entrar a estudiar Derecho en la universidad.

Y te dice que justo se le ha fundido la luz del flexo.

Y tú pensando, ¿y a mí que me cuenta? Que compre una bombilla y la cambie.

Pero es un estudiante que nunca se había independizado, y te dice que no sabe.

En fin, mucho derecho, pero de espabilado poco…

Te planificas para el día siguiente ir a comprar la bombilla y llevársela al piso. Pierdes dos horas de tu tiempo.

Cuando llegas, te dice que no sabe quién, pero que un inquilino se suelen dejar la sartén sin fregar al mediodía.

Y que no es su responsabilidad fregarla si no la ha usado.

Hablas con los demás inquilinos y nadie ha sido.

Tienes en la cabeza todo el rato quién habrá sido.

El de la habitación 1 es imposible, parecía súper ordenado cuando le alquilaste. Pero de los demás no sabes de quién fiarte.

Total, que pasas el día dándole vueltas a eso. Y cómo hacer para que todos estén a gusto.

Eso sí, a costa de no disfrutar cuando estás con tu hijo. Ni con tu pareja. Porque tu cabeza está en otro sitio. Está en solucionar ese problema.

Y piensas que si lo solucionas, ya por fin estarás tranquilo…

Pero siempre sale algo más.

A un inquilino le han dicho en la empresa que este mes se van a retrasar un par de días en pagarle. Y te plantas en el día 10, y todavía no has recibido nada.

Además justo es fin de semana y tendrás que esperar dos días más por lo menos a que llegue su transferencia.

Mientras tanto, lo único que te queda es preguntarle cada día si lo ha solucionado. Y con el miedo de si es verdad que te va a pagar.

Ese runrun que tienes en la cabeza, y te vas acordando unas 10 veces al día.

Te han dicho que al ser por habitaciones es mucho más fácil echarlo si no paga, pero nunca lo has hecho. Además, ¿cómo se supone que vas a hacerlo? (te preguntas para ti mismo)

Porque si le cambias la cerradura, tendrás que quedar con él para que recoja sus cosas. Y además, no creo que tenga ganas de muchos amigos si has hecho eso.

¿Lo vas a dejar en la calle? ¿Y si se pone agresivo porque no tiene dónde dormir?

Esto de alquilarlo por habitaciones parecía muy buena opción por el dinero, pero nunca te habías planteado estos problemas…

Al final te paga, pero te dice que necesita empadronarse en el piso. Parece sencillo, pero no sabías que tenías que avisar al ayuntamiento antes para que marquen tu piso como “vivienda colectiva”.

Llamadas y más llamadas para enterarte bien. Luego que le faltaba una autorización al inquilino. O tu DNI fotocopiado. O cualquier otro documento que se inventan allí.

Y cuándo pensabas que estabas más protegido al ser por habitaciones, resulta que has firmado con ellos un contrato por LAU, y no por el Código Civil. Y un 70% de las clausulas que has puesto son nulas.

Todo por querer hacerte la reducción del 50% en el IRPF, y al final tienes a una persona que te espanta a los demás inquilinos, y no puedes hacer que se vaya de la habitación.

Total, que siempre estás dándole vueltas a tu cabeza sobre tu piso, por una cosa o por otra. Sin disfrutar de tu día a día. Gastando tu vida en eso.

Porque te viene un problema nuevo y tienes que probar qué es lo que funciona. Y perder dinero. Y tiempo. Y calidad de vida.

Y eso que te decían que había que vivir de rentas y que era maravillosa la libertad financiera..

Y todo eso, ¿sabes cómo te lo puedes ahorrar?

Aquí para propietarios que quieren evitar el pureba y error:

Pon aquí tu teléfono y te llamamos más rápido que Usaint Bolt (en cuánto estemos libres) para ver si podríamos gestionar tus pisos:

    Literalmente nos ha pasado todo lo que te puedas imaginar.

    Desde que un inquilino saque maderas a las escaleras para prender fuego, que una pareja reviente una puerta por la mitad por estar cabreados, o que venga una persona que acaba de salir de la cárcel con un machete porque estaba casado con una inquilina.

    A ver, esto ha sido lo más grave… y puede ser que no te pase.

    Pero ¿y si sí?

    Ya hemos pasado por situaciones así y de todo tipo.

    Cuando las hemos pasado, las hemos ido solucionando de la mejor forma que veíamos. Y poco a poco hemos ido mejorando en todas.

    Hasta que, ahora mismo, vemos todo como un proceso más en el cuál sabemos exactamente qué decir y cómo decirlo. Para que el inquilino vea que estamos de su parte, y que colabore con nosotros en todo lo que le digamos.

    Pero esto no ha sido de la noche a la mañana.

    Hace tiempo pagamos a un inquilino 1.200 euros y le perdonamos la deuda que tenía (de unos mil más), para que saliera del piso y dejara la habitación libre.

    Casi nos llevan a juicio por decir de buenas formas algo que supuestamente son “coacciones”.

    Pero claro, si todo esto no lo sabes, es muy fácil que la líes. Por muy bien que hagas el filtrado (nosotros lo llevamos mejorando después de haber alquilado a más de 3.000 inquilinos), siempre se te puede escapar alguien.

    Y para mí, no merece tu tiempo ni tu salud estar ahí pendiente de una situación que se podría solucionar de manera sencilla. Si tienes la experiencia de haberlo solucionado antes, claro.

    Para propietarios que valoran su tiempo y su salud:

    Pon aquí tu teléfono y te llamamos más rápido que Usaint Bolt (en cuánto estemos libres) para ver si podríamos gestionar tus pisos:

      Preguntas que lo mismo te interesan…

      ¿Dónde gestionáis los pisos?

      Gestionamos todos los pisos por habitaciones en Zaragoza. 

      ¿Y si tengo un piso en Madrid? Pues ese no lo gestionamos.

      ¿Y si soy muy guapo? Pues lo seguimos sin gestionar, a no ser que sea en Zaragoza 🙂

      ¿Es posible que solo alquiléis las habitaciones y yo me encargue de la gestión?

      No, todos los pisos que gestionamos lo hacemos al 100%. No nos gustan las medias tintas, porque tenemos todos los procesos hechos para que todo vaya como la seda.

      ¿Os encargáis de reclamar el pago del alquiler si no lo han hecho?

      Sí. Mandamos recordatorios de pago el día 28, el día 1 y el día 3 de cada mes para que no se olviden.

      Y si por lo que sea no han pagado el día 6, vamos al piso o les llamamos para hablar y lo solucionamos. Para eso nos contratas.

      ¿Tendré que ir firmando cada contrato de alquiler?

      No, lo hacemos nosotros. Solo te avisaremos de que ya hemos alquilado la habitación, y el dinero que vas a recibir todos los meses a partir de ese día.

      ¿Y si no alquiláis las habitaciones?

      Nuestro tiempo medio de alquilar una habitación es de una semana. Nosotros preferimos bajar 15 euros el precio y alquilarla ya, que tenerla vacía mes y medio.

      Así que de este modo, nunca hemos tenido una habitación más de 3 semanas parada.

      Y menos, cuando un inquilino se va. Porque como nos preavisa, publicamos el anuncio 15 días antes de que se vaya y le pedimos si nos deja pasar visitas mientras está en la habitación. Así evitamos al máximo días sin alquilar.

      Obviamente si se acaba el mundo y tarda más de un mes en alquilarse, no cobraríamos esa gestión. Pero antes nos toca la lotería que pasa esto, te lo aseguro.

      ¿Cuánto tengo que invertir con vosotros para quitarme todo este trabajo?

      Nuestra propuesta es que tú no mueves un dedo, y nosotros alquilamos las habitaciones y gestionamos absolutamente todo lo que pase en el piso. Eso son 50 euros más IVA por habitación al mes.

      Fianzas, reclamaciones de pago, problemas de convivencia, trámites con seguros, trato y bienvenida con inquilinos, revisión de las habitaciones, asesoramiento sobre tipos de contratos, gestión de gremios, empadronamientos…

      Pon aquí tu teléfono y te llamamos más rápido que Usaint Bolt (en cuánto estemos libres) para ver si podríamos gestionar tus pisos:

        ©2024 Todos los derechos reservados | Patrimonio Inmobiliario Seguro S.L. | Política de privacidad